Advierten que la Torre Eiffel se encuentra cubierta de óxido: requiere una reparación completa según expertos

Advierten que la Torre Eiffel se encuentra cubierta de óxido requiere una reparación completa según expertos
Editora / Travel Content Editor
¡Valora esto!

Si bien ha trascendido hace ya un tiempo que la Torre Eiffel se pintaría de oro para los Juegos Olímpicos de 2024, lo cierto es que es probable que una etapa de recuperación y remodelación acoja al emblema turístico por excelencia de la capital francesa antes de lo previsto: no obstante, la competencia internacional sería la razón por la cual tampoco se recuperaría su estado al 100 %.

La torre de hierro forjado de 324 metros de altura, construida por Gustave Eiffel a finales del siglo XIX, es uno de los lugares turísticos más visitados del mundo: con unos seis millones de visitantes al año se trata de uno de los rincones más convocantes.

torre eiffel
Photo by J C on Unsplash

Desafortunadamente, propio del tiempo de su existencia y las condiciones climáticas a las que se encuentra expuesta, la Torre Eiffel está llena de óxido y necesita una reparación completa, sin embargo, sólo va a recibir una pintura cosmética de 60 millones de euros. Será la vigésima vez que se repinta: en principio, se suponía que un 30% de la torre iba a ser decapada y luego se le aplicarían dos capas nuevas, pero los retrasos en los trabajos causados por la pandemia del COVID y la presencia de plomo en la pintura antigua hacen que sólo se trate un 5%, dijo Marianne.

La información ha trascendido de la mano de unos informes confidenciales citados por la revista francesa “Marianne”: indican que, debido a los atrasos en las obras previstas de cara a los Juegos Olímpicos de 2024 en París, no se harán los trabajos necesarios para mantener la Torre Eiffel tal como debería quedar para considerarla en «excelente» estado.

En paralelo, la Société d’Exploitation de la Tour Eiffel (SETE), encargada de la explotación de la Torre Eiffel, se resiste a cerrar la torre durante mucho tiempo por los ingresos turísticos que se perderían durante la interrupción de las visitas.

Así como ocurre con la Torre Eiffel, a unos dos años de los próximos Juegos Olímpicos, los andamios y las vallas se propagan por varios de los edificios emblemáticos de la ciudad de París: el Grand Palais, el museo del Louvre y, por supuesto, en Notre-Dame, tras el incendio de 2019.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.