Argentina: Los centros de esquí presentaron sus protocolos y aguardan al menos poder abrir para residentes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

El diseño de un plan que se distinguiría por la creación de “corredores turísticos” entre provincias resuena como la mejor opción para comenzar progresivamente a activar el turismo en Argentina. La intención es al menos facilitar el turismo interno entre las provincias que presenten una situación sanitaria similar: pocos casos de coronavirus y bajo nivel de contagio.

La llegada de la temporada de frío en Argentina siempre ha sido recibida con alegría, sobre todo en las provincias que conforman la región de la Patagonia, quienes han hecho del turismo internacional una de las mejores actividades económicas de los últimos tiempos.

En especial, es la temporada protagonista de la nieve y los imponentes centros de esquí que año a año reciben turistas de todo el mundo.

Sin embargo, a pesar de que en este 2020 la nieve llegó unas semanas antes que lo previsto, la alegría se ha desdibujado ante la existencia del coronavirus y la consecuente suspensión de actividades.

Tal como ha sucedido en todo el mundo, los principales sitios atractivos han cerrado sus puertas, no permitiendo el ingreso de turistas bajo ningún punto de vista. Al mismo tiempo, la cancelación de los vuelos y operaciones aéreas por parte de las aerolíneas no permite el arribo de pasajeros y, a pesar de tratarse de una causa más que justificada, Argentina podría no recibir al turismo ni ver la llegada de extranjeros en esta temporada de invierno.

Sin dudas, un suceso inédito. Aún así, desde los centros de esquí parecen no querer darse por vencidos y han puesto en marcha numerosos protocolos, guiados por las recomendaciones de especialistas en salubridad e higiene. Si bien dependen del visto bueno de las autoridades, al menos aspiran a una flexibilización progresiva de la actividad para no perder la temporada.

Si se pudiera llegar a un acuerdo, las principales modificaciones operatorias en los cerros comprenden el uso de barbijos, guantes y antiparras en empleados y esquiadores, tanto como el control de la temperatura al ingresar. Alentarán la venta de entradas y/o actividades vía online. Al mismo tiempo, se controlaría que haya menos pasajeros en los medios de elevación, y una prudente distancia de 1,5 metros entre las personas mientras aguardan en las filas.

Entre otras medidas de prevención, se ha establecido el distanciamiento de al menos tres metros entre los vehículos dispuestos en el estacionamiento y un espacio destinado en los accesos para consultar sobre síntomas.

En tanto, según ha trascendido, los medios de elevación también se verían sustancialmente acondicionados para evitar el contacto entre personas: subirá un pasajero en las sillas dobles, dos en las cuádruples y uno en las telecabinas cerradas excepto grupos familiares o de amigos.

Al momento de que esquiadores devuelvan las tablas y los bastones, estos serán desinfectados. También han incluido la disposición de alcohol en gel en sitios estratégicos.

Respecto a sitios de concentración de personas, como pudieran ser los paradores a la hora de comer, se ha establecido una reducción de capacidad en un 50%, y se atendería por turnos. En alusión a esto, el gerente general de Cerro Chapelco, Agustín Neiman, ha indicado que la intención es “que haya un servicio de comidas rápidas, para que los clientes pidan y pasen a buscar sin quedarse”.

Sin dudas, este operativo ha mantenido la cabeza ocupada de quienes integran el trabajo en los centros de esquí más destacados de la zona. Mientras esperan novedades sobre su posibilidad de apertura, ya han planificado sistemas de operación para salir al ruedo cuanto antes. En su mayoría, aseguran que en caso de no poder recibir al turismo extranjero como están acostumbrados (especialmente a quienes provienen de otros países de la región sudamericana, como Brasil) quieren volver a trabajar para recibir a los residentes de las ciudades aledañas.

Por su parte, el centro de esquí Las Leñas, situado en Mendoza, ya advirtió que pasará por alto esta temporada de invierno 2020. Según informó, la decisión de no abrir durante el invierno tiene que ver con su ubicación en la cordillera y la distancia que presenta de ciudades y centros de salud.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...
JOE KLAMAR/AFP/Getty Images

Estudiantes universitarios de la Universidad de Viena están utilizando una iglesia del siglo XIX como salón de clases

En la Universidad de Viena, algunos estudiantes no van a la biblioteca. En cambio, toman su computadora portátil para estudiar en la Votivkirche, o Iglesia Votiva del siglo XIX, en Viena, Austria.

Allí, los estudiantes estudian mientras la luz del sol fluye a través de las vidrieras. Se sientan en bancos y sintonizan conferencias en línea. Los compañeros de clase discuten temas en un contexto de estilo neogótico.

JOE KLAMAR/AFP/Getty Images

Universidad de Viena
JOE KLAMAR/AFP/Getty Images

Con las precauciones establecidas, muchas universidades austriacas han decidido dar la bienvenida a los estudiantes al campus. Pero la Universidad de Austria necesitaba encontrar más espacio para que sus casi 90.000 estudiantes estudiaran, por lo que alquiló una iglesia.

Desde la oración hasta la tarea de psicología, la Iglesia Votiva en Viena ahora da la bienvenida a los feligreses y estudiantes a su espacioso edificio.

JOE KLAMAR/AFP/Getty Images Universidad de Viena
JOE KLAMAR/AFP/Getty Images

La Universidad de Viena, que inició su trimestre de invierno el 1 de octubre, le ofrece a sus estudiantes acceso a Wi-Fi para completar tareas y conferencias en línea desde el interior de la iglesia.

Su plan de reapertura incluía clases presenciales y en línea; sin embargo, las clases presenciales tendrían una capacidad limitada y se priorizaría a los estudiantes de primer año, según el sitio web de la universidad. Dentro de las salas de conferencias, se marcarán los asientos donde los estudiantes pueden y no pueden sentarse.

JOE KLAMAR/AFP/Getty Images
JOE KLAMAR/AFP/Getty Images

Los estudiantes universitarios ahora tienen acceso a la iglesia de 9 a.m. a 6 p.m. todos los días de la semana. Según Vienna ORF, una emisora ​​austriaca, decenas de estudiantes utilizan el espacio todos los días.

Según la ORF de Viena, la universidad alquila la iglesia hasta octubre. Dependiendo de su éxito, la universidad seguirá alquilando la iglesia.

JOE KLAMAR/AFP/Getty Images
JOE KLAMAR/AFP/Getty Images

En este momento, Austria tiene poco más de 56.000 casos confirmados de coronavirus, según el panel COVID-19 de Johns Hopkins.

Dado que las escuelas de toda Europa dan la bienvenida a los estudiantes, el aula se ve ligeramente diferente. Algunas escuelas han trasladado las clases al exterior, mientras que otras han cambiado a una plataforma virtual.

¿Una iglesia con Wi-Fi?

JOE KLAMAR/AFP/Getty Images
JOE KLAMAR/AFP/Getty Images

La iglesia, que data del siglo XIX, inicialmente no tenía Wi-Fi, por lo que la universidad ayudó a conectarla al sistema de fibra óptica de la escuela.

Además de agregar Wi-Fi, la universidad también instaló estaciones de desinfectante de manos y un baño portátil para los estudiantes.

En el corazón de Austria, turistas y lugareños pasean por la ciudad y exploran edificios emblemáticos. Una parada común es la Iglesia Votiva, que es la segunda iglesia más grande de la ciudad. Está abierta al público cuando no está siendo utilizada por los estudiantes.

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO