Conoce el majestuoso Casino Español de México

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

México, como país, dispone de una cantidad casi infinita de tesoros arqueológicos e históricos. Nuestra finalidad como web es acercaros espacios interesantes para visitar, ya sea por su importancia histórica o por su belleza inherente, como el recién elegido mejor parque del mundo. Cuando pensamos en México, nos vienen a la memoria ruinas milenarias o vestigios materiales de culturas precursoras -como es el caso de los mayas- que hacen volar nuestra imaginación. Pero hoy, queremos dejar de lado los espacios más populares y arquetípicos de Mesoamérica para centrarnos en otro espacio que no dejará a nadie indiferente. Un espacio del siglo XIX que también nos cuenta parte del pasado de México, aunque lo hace desde una óptica mucho más cercana a nuestra era. Hablamos del Casino Español de México, una edificación que solo por su majestuosidad externa ya merece una visita.

El Casino fue edificado en 1863 para que los españoles residentes en la ciudad tuvieran un espacio donde poder reunirse. Su planteamiento recuerda mucho al de los casinos actuales, espacios que también están teniendo que reinventarse. La eclosión del casino en el segmento online está provocando que estos lugares se conviertan en espacios de reunión y de ocio, una idea que casa perfectamente con la que existía en el siglo XIX. De hecho, como ya hemos mencionado, el Casino Español fue edificado para que todas las personas relacionadas con España pudieran disfrutar de un lugar donde encontrarse. La historia del edificio pasa por el siglo XIX y guarda relación con el pasado colonial de la región. Había personas significadas de México, que tenían raíces muy fuertes con la antigua metrópoli, que querían hacer proselitismo de las tradiciones y las artes españolas. También servía para establecer vínculos y relaciones fraternales entre España y la colonia mexicana, ya que hay que tener en cuenta que en ese contexto existía una relación de respeto entre los dos estados. México logró su independencia en 1821, y gracias a la firma del Tratado definitivo de paz y amistad entre México y España del 1836, existía una relación diplomática vigente entre los dos territorios.

El Casino Español de México es el centro social más antiguo que existe en relación con una asociación de estas características. Sus fundadores fueron José Toriello Guerra, Manuel Mendoza Cortina, Cayetano Rubio, Isidoro de la Torre, Genaro Perogordo, Francisco Solís, Salvador de la Fuente y Niceto de Zamacois. Todos ellos tuvieron la idea de construir un centro social para prolongar las raíces sentimentales y culturales de sus antepasados ​​europeos. La primera sede que se eligió fue el Palacio de los Condes de Santiago de Calimaya, un edificio que actualmente es el Museo de la Ciudad de México. Con el paso del tiempo, la sociedad existente decidió cambiar de sede sucesivamente, lo hizo cinco veces en total. Finalmente, en 1895 se pudo cumplir un sueño: comprar un espacio propio donde poder establecerse de manera definitiva. Los socios decidieron adquirir un terreno que se encontraba en la actual calle de Isabel la Católica número 29. Allí planificaron la construcción de la que sería la actual sede. El arquitecto catalán Emilio González del Campo diseñó la estética de la construcción, y esta fue inaugurada en 1905. El ambiente fue muy festivo, y asistieron personalidades significadas de la época, como el presidente de ese momento, Porfirio Díaz.

Desde aquel momento, el Casino Español de México ha trabajado como un espacio de difusión cultural y punto de reunión para todo tipo de actividades. Exposiciones artísticas, presentaciones de diversas creaciones culturales, presentaciones de libros… un punto de reunión cultural muy relacionado con el presente y el pasado de la ciudad.

El edificio es una joya arquitectónica, donde predomina el estilo ecléctico. Un estilo que casa perfectamente con la tradición fraternal entre España y México. Por dentro recuerda a los grandes palacios europeos que se pueden contemplar en muchas zonas del territorio europeo. El espacio también dispone de dos restaurantes donde se puede disfrutar de la gastronomía española. Su biblioteca también es digna de mención, ya que en ella se pueden encontrar muchas publicaciones relacionadas con las relaciones presentes y pasadas de los dos países. La cantidad de libros de los que dispone impresiona: 14.863 publicaciones. Se puede visitar entre las 8 de la mañana y las 6 de la tarde. Si tenéis interés en conocer parte de la historia de la región, es una cita ineludible. Estad pendientes también de su página web y de todas las actividades ininterrumpidas que se realizan a lo largo del año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO