Reproducir vídeo

Glowworm, un paseo por la cueva de luciérnagas en Nueva Zelanda

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

¿Estás listo para sorprenderte en una cueva llena de “estrellas”? En Waitomo, Nueva Zelanda, es posible! Estamos hablando de una cueva de luciérnagas en Nueva Zelanda llamada Glowworm caves ubicadas en la zona de Waitomo, a 3 horas de Auckland, la ciudad más importante del país.

Es, sin dudas, una experiencia inigualable y distinta a cualquier excursión, ya que sentirás que te encuentras en el espacio rodeado de estrellas luminosas.

Aquí te contaremos todo lo que debes saber acerca de Glowworm caves:

Cueva de luciernagas en Nueva Zelanda
Las fotos en el interior de la cueva están prohibidas. El Ministerio de Turismo habilita solo algunas para promover el turismo a nivel global (thank you Shaun Jeffers).

Glowworms, una experiencia de otra galaxia

Como su nombre lo indica, Glowworms es una cueva repleta de pequeñas luciérnagas (glow en inglés significa luminosa y worm, gusano), donde te adentrarás en la oscuridad total y la única luz es la que emiten estas luciérnagas.

La bioluminiscencia que generan estas larvas de insectos es de un color verdeazulado y es, en realidad, el arma de seducción perfecta para que el resto de los insectos queden pegados y se conviertan en sus presas. Algo así como una pequeña caña de pescar.

Cueva de luciernagas en Nueva Zelanda
La bioluminiscencia que generan estas larvas de insectos es de un color verdeazulado y es, en realidad, el arma de seducción perfecta para los demás insectos.

En la excursión, te adentrarás en la cueva  y comenzarás esta aventura por el “cielo estrellado” como si estuvieses en una nave espacial. El guía apagará la linterna y comenzarás un “viaje intergaláctico” a través de las pequeñas luces.

Cómo llegar

Nueva Zelanda se caracteriza por tener una gran cantidad de cuevas y cavernas con luciérnagas. En nuestra experiencia y según opiniones de viajeros, Waitomo es una de las más importantes y enriquecedoras.

Recordemos que las cuevas de Waitomo se encuentran a 3 horas de Auckland, a 2 horas de Rotorua y a 1.5 km del centro de Waitomo, donde se encuentran la mayoría de los hoteles.

Depende de ti, si estás haciendo un roadtrip por el norte de Nueva Zelanda o si prefieres hacer “base” en Auckland. Existen una gran cantidad de agencias de turismo que organizan las excursiones desde Auckland y te llevan durante el día para que disfrutes de las cuevas.

Cueva de luciernagas en Nueva Zelanda
Las cuevas de Waitomo se encuentran a 3 horas de Auckland, a 2 horas de Rotorua y a 1.5 km del centro de Waitomo.

Tip viajero. Si sigues pensando la idea del road trip: las rutas son muy pintorescas y si abres bien los ojos, puedes cruzarte con una gran cantidad de kiwis (los pequeños animalitos característicos del país).

Dónde alojarse

Si cuentas con el tiempo suficiente, te recomendamos que te alojes en Rotorua, donde, a pesar de encontrarse en un trayecto más largo, contarás con más disponibilidad hotelera que en Waitomo y además podrás visitar reserva geotermal y geiseres (también uno de los imperdibles del país).

Cueva de luciernagas en Nueva Zelanda
Pasando por Rotorua, podrás visitar reserva geotermal y geiseres (también uno de los imperdibles del país).

Si prefieres estar cerca de las cuevas, Waitomo cuenta con hoteles y cabañas donde te puedes alojar y no viajar tantas horas ya que se encuentra a pocos kilómetros del atractivo principal.

Qué hacer

Las excursiones en las cuevas se pueden hacer a pie o en pequeños botes guiados donde, en ambos casos, te contarán todo lo que necesitas saber acerca de estos simpáticos insectos.

Los más intrépidos, pueden escoger, además, conocerlas a través de una tirolesa o rapel ya que las cuevas son lo suficientemente grandes y espaciosas para poder hacerlo.

Cueva de luciernagas en Nueva Zelanda
En ciertos sectores, las cuevas son lo suficientemente grandes y espaciosas para realizar rapel o tirolesa.

En cualquier caso, podrás darte cuenta que se agudizan todos tus sentidos: escucharás las gotas de agua que caen por grietas de la cueva y sentirás la humedad del ambiente que es perfecta para que los insectos se puedan reproducir.

Una vez visto este espectáculo único, en el primer nivel, no te pierdas de conocer el llamado “La Catedral” donde te impactarás con los 18 metros de altura de la cueva y podrás encontrarle diferentes formas a las estalactitas y estalagmitas formadas hace 30 millones de años.

Cueva de luciernagas en Nueva Zelanda
Las formaciones de las estalactitas y estalagmitas datan de hace30 millones de años.

A la salida de las cuevas, encontrarás un Museo donde descubrirás restos fósiles y aprenderás un poco mas sobre las causas que llevaron a la formación de las cuevas, respuestas a todas tus dudas y hasta una pequeña tienda de souvenirs para que te lleves los recuerdos que más te gusten.

Más aventuras dentro de las cuevas

Si te queda tiempo y quieres seguir explorando cuevas y cavernas, te recomendamos que viajes por 5 minutos más y encontrarás la “Cueva Aranui” ubicada en la reserva natural Ruakuri, dando honor a quien descubrió este paisaje natural, el maorí “Ruakuri Aranui” en el siglo XX.

Cuidado! El ingreso a estas cuevas son un poco más pequeños que las de Waitomo y podemos encontrar algún que otro bichito más, aparte de las luciérnagas. No apto para miedosos!

Cueva de luciernagas en Nueva Zelanda
El “cielo estrellado” una aventura como si estuvieses en una nave espacial.

Tips viajeros

  • Lleva ropa de abrigo ya que en las cuevas suele hacer más frio que en el exterior (entre 16 y 17 grados durante todo el año).
  • No te olvides de unos zapatos cómodos. Los tacones altos déjalos para otra ocasión.
  • Las fotos están prohibidas para no interferir en el ambiente, así que si quieres llevarte algún recuerdo, la tienda de souvenirs estará esperando por ti! En este caso, el Ministerio de Turismo de Nueva Zelanda, tiene a disposición imágenes para que se puedan colocar en este tipo de artículos y así promover el turismo (thank you Corin Walker Bain).
  • Las cuevas de Waitomo no son aptas para personas en silla de ruedas ya que ni el espacio ni la entrada lo permiten. Sin embargo, las cuevas de Ruakuri tienen acceso para sillas de ruedas para que no te pierdas de vivir esta experiencia.
Publicado en
Destino
Hay más sobre esto
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO