Niña de 9 años gana el premio presidencial en Kenia por construir una máquina para lavarse las manos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Un niño keniano de 9 años que hizo una lavadora de manos de madera para limitar la propagación de Covid-19 recibió un premio presidencial el lunes pasado.

Stephen Wamukota, del condado de Bungoma en el oeste de Kenia, es la persona más joven de 68 personas en recibir el premio del presidente Uhuru Kenyatta.

Wamukota construyó una máquina semiautomática para ayudar a frenar el Covid-19 en Kenia, que ha reportado más de 2,000 casos confirmados.

El padre de Wamukota, James, le dijo a CNN que a su hijo se le ocurrió la idea de construir la máquina después de aprender cómo mantenerse a salvo de Covid-19 en un canal de televisión local.

“La primera vez que el presidente anunció la infección por Covid-19 en nuestro país, se dijo que todos deberían lavarse las manos regularmente para prevenir el virus. Mi hijo me dijo esa vez que había creado una estructura para ayudar a facilitar el lavado de manos”, dijo.

Wamukota reunió madera, clavos y un pequeño tanque de agua para crear la lavadora de manos.

James, quien repara productos electrónicos para ganarse la vida, dice que llegó a casa un día y se dio cuenta de que su hijo había construido la máquina con un poco de madera sobrante que planeaba usar para hacer una ventana.

“Vi que lo que él construyó no era estable, así que lo ayudé a hacer algunos ajustes. No quería que se derrumbara”, dijo.

La lavadora de manos se mantiene unida por la madera y tiene pedales de dos pies, uno para liberar jabón y el otro para liberar agua.

Permite a las personas usar los pedales sin tocar las superficies con las manos, lo que reduce la posibilidad de contraer el coronavirus.

James dice que su hijo logró la idea gracias al plan de estudios de la escuela de Kenia, que enseña a los niños pequeños cómo armar y construir cosas.

Wycliffe Wangamati, el gobernador del condado de Bungoma donde vive Wamukota, le prometió una beca para completar su educación primaria y secundaria.

Wamukota quiere ser ingeniero, y James dice que espera que el reconocimiento presidencial abra las puertas para que su hijo se convierta en una gran persona en el país.

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá por ingerir alimentos fuera de su dieta habitual

No hace más de diez días que compartíamos una alegre noticia que llegaba desde los Esteros del Iberá a todo el territorio argentino: en la provincia de Corrientes, tres guacamayos rojos recién nacidos parecían marcar un gran avance para la recuperación de la especie, considerada por más de 100 años como en extinción.

Incluso advertíamos que posiblemente, estos guacamayos fueran los primeros en nacer en estado silvestre, luego de 150 años de extinción. Motivo por el cual el acontecimiento había sido muy celebrado por los trabajadores en el predio y la fundación Rewilding Argentina, creada en el año 2010 para enfrentar y revertir la extinción de especies y la degradación ambiental resultante, recuperando la funcionalidad de los ecosistemas y fomentando el bienestar de las comunidades locales.

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá
Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá

Ahora, tristemente, la misma fundación fue encargada de comunicar la muerte de uno de los tres pichones de guacamayo rojo que habían nacido días atrás en el Iberá. Tras un exhaustivo control y necropsia, detectaron que había sido alimentado con semillas de girasol, una oleaginosa no nativa perjudicial para estas aves.

Las mismas han sido provistas por humanos, marcando la polémica en una práctica que no es la primera vez que se debate: el peligro que podría causar dar de comer a animales con alimentos indebidos o fuera de su dieta habitual.

“Uno de esos pichones a los pocos días aparece muerto y en la necropsia se le encuentran en el buche restos de semillas de girasol, justo en el momento que nos llega la información de que había una mujer, que es operadora de turismo, guía del parque provincial, coordinadora de un Club de Observadores de Aves (COA) de la localidad de Ituzaingó, que estaba cebando a los guacamayos con una bandeja donde ponía diferentes semillas, entre ellas de girasol”

Marisi López, referente de la fundación Rewilding Argentina

Además, López detalló que “se tardan años en lograr que estas aves aprendan a ser libres, aprendan a reconocer los frutos silvestres para poder comer y dejen de comer alimentados por una persona en una bandeja y el hecho de que se las pongan hace que retrocedan en la fase de aprendizaje… El girasol es altamente dañino porque tiene una gran concentración de aceite que hace que los guacamayos se vuelvan adictos y que en largo plazo les ocasione la muerte“.

En efecto, los responsables de la fundación descubrieron que el padre de estos guacamayos recién nacidos iba hasta esas bandejas y después alimentaba a los pichones. En diálogo con la agencia de noticias Télam, desde Rewilding destacaron que se trata de “una noticia tremenda para el proyecto porque pone en riesgo la salud de los guacamayos, de los que ya están libres, de los tres guacamayos rojos recién nacidos, porque volvemos un paso atrás en su libertad y vuelven a ser mascotas“.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO