Visita rápida: ¿qué ver en Valencia en un día?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Mi vuelo desde Lisboa llegó a las 10 de la mañana y después de dejar mis cosas en el hostel, tenía el día entero para conocer Valencia. O por lo menos para intentarlo, ya que conocer una ciudad en un solo día es una misión imposible, y cualquiera que lo haya intentado sabe lo complicado y estresante que puede llegar a ser. 

Comencé por el Centro Histórico, ya que justo en esos días eran las fallas y todos los días lanzaban una gran cantidad de petardos frente al Ayuntamiento. Este evento es conocido como la Mascletà y es algo único: no sólo por el ruido de los estruendos, sino también por la cantidad de gente que se reúne y que lo celebra como algo muy especial.

Valencia

De allí me dirigí a la Catedral y subí al Miguelete, que tiene una vista panorámica de toda la ciudad. Tienen entrada separada, por lo que se puede acceder solamente a éste, sin necesidad de visitar la Catedral.

La Plaza de la Virgen es otro punto por el cual seguro vayan a pasar y que merece una visita, por las construcciones que la rodean, con el Miguelete de fondo generando una vista muy pintoresca. 

ValenciaVista de Valencia desde el Miguelete

Luego atravesé los Jardines del Real, y fui bajando por la Avenida Blasco Iñiguez, pasando por las universidades de Valencia hasta llegar al Estadio de Mestalla. No ingresé, pero al menos quería verlo por fuera, aunque si hubiera jugado el Valencia ese día, compraba entradas sin pensarlo.

ValenciaPuente de las Flores

Seguí hasta el Jardín del Turia y pasé por varios lugares que son imperdibles. Primero crucé el Puente de las Flores que además de tener un gran cuidado, es un concepto maravilloso. Me deslumbré con el Palacio de la Música de Valencia, hasta llegar al Parque Gulliver, al cual tuve que ingresar porque no podía creer lo que estaba viendo. 

ValenciaParque Gulliver

Es un parque de juegos con una estructura montada en el piso del personaje Gulliver (de unos 70 metros de largo), que se encuentra atado de manos y pies al piso, y que tiene distintos juegos para niños por todo su cuerpo.

Su visita está restringida a una cantidad de personas a la vez y además de mantenerse en perfectas condiciones, es único en materia de parques de juegos. 

ValenciaPalacio de las Artes Reina Sofía

La última parada era la más esperada: la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Lo primero que se deja ver es el Palacio de las Artes Reina Sofía (Ópera de Valencia), que con su diseño futurista atrapó mi atención por un buen rato.

Bastante impresionado caminé un poco más y al cruzar el Puente del Monteolivete me quedé sin palabras por la imagen de la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

Valencia

El complejo está compuesto por: L’Hemisferic (sala de proyecciones 3D)el Museo de las Ciencias Príncipe FelipeL’Umbracle (paseo cubierto por arcos flotantes)L’Oceanogràfic (acuario más grande de Europa), el ya mencionado Palacio de las Artes Reina Sofía, el Puente de l’Assut de l’Or (obra de Santiago Calatrava) y el Ágora (una plaza cubierta).

Todos estos edificios dan vida a este complejo único en Europa y el Mundo, que no sólo es valioso arquitectónicamente, sino que allí se brindan gran cantidad de actividades culturales para toda la ciudad.

Valencia

Mercado Colón

Ya de noche, regresando al hostel caminaba por la Ciutat Vella, distrito que alberga el casco histórico, y llegué al Mercado Colón, un emblemático edificio modernista convertido a centro comercial. Otro plan similar podría ser el Mercado Central, el cual no pude visitar ya que su horario de cierre es a las 15:00. ¡Tú eliges! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Este fotógrafo sigue tormentas en EEUU buscando capturar unas extrañas luces rojas

Creadas por descargas eléctricas muy por encima de las nubes de tormenta, los sprites rojos son un espectáculo surrealista para la vista. Estos destellos rojo anaranjado en el cielo casi parecen fuegos artificiales, pero en realidad son causados ​​por descargas de rayos positivos. Aunque pueden ser difíciles de atrapar, el fotógrafo Paul M. Smith ha dedicado su carrera a cazarlos.

Smith, conocido como el “cazador de sprites”, viaja por Norteamérica para documentar este increíble fenómeno y dirige talleres para ayudar a otros a disfrutar de su belleza. Para Smith, estos raros sucesos proporcionan una inspiración infinita.

“Son tan hermosos, para mí son realmente uno de los eventos más llamativos de la naturaleza”,

dice Smith al sitio web My Modern Met.

“Son tan misteriosos. Me encanta capturar algo que todavía está en proceso de ser comprendido. Cada captura podría contener otra pista para ayudarnos a comprender los procesos “.

De hecho, no fue hasta 1989 que se capturó el primer sprite rojo en la película, es una hazaña sorprendente que Smith sea capaz de rastrear a tantos. Esto se debe en parte a su capacidad para pronosticar el clima y predecir el potencial de los sprites dentro de un sistema de tormentas. Esto, junto con una investigación detallada y un conocimiento experto de su equipo, lo ayuda a capturar sus mejores imágenes.

Smith espera que su trabajo despierte la curiosidad en otros para comprender más sobre los diferentes misterios de la naturaleza.

“Creo que es una lección de humildad darnos cuenta de que todavía no sabemos todo en nuestro planeta y que todavía estamos encontrando cosas nuevas incluso ahora”, admite.

“Los sprites son muy emocionantes porque nuestra atmósfera superior es muy poco conocida y difícil de estudiar. Los sprites y otros eventos luminosos transitorios nos dan una mirada a esa área de nuestro planeta que antes no había sido posible “.

Estas explosiones de fuego son provocadas por descargas positivas de relámpagos sobre nubes de tormenta.

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO