fbpx

Vivir en el Polo Norte: 12 curiosidades sobre el último pueblo habitado del planeta

2 min


Mi nombre es Sofía y soy fotógrafa. Tal vez sea porque nací en Argentina, uno de los últimos países antes del Polo Sur, o simplemente por que me obsesionaba documentar como se vivía en el otro extremo del mundo, pero así fue como llegue a, tal vez, uno de los lugares más apartados de la tierra.

Los invito a leer algunas curiosidades que descubrí en mi viaje por la isla de Svalbard.

Viven más osos polares que personas.

“Nunca caminen más allá de la señalización” nos decían los locales. Y es que la isla tiene solo 2mil habitantes mientras que la tasa media de osos es de casi 3mil.

Los habitantes deben ir armados.

Es una obligación cargar escopeta fuera de los limites del pueblo. En las entradas de los bares, de las casas e incluso del supermercado hay ganchos específicos para colgar las armas.

Nadie puede nacer ni morir en Svalbard.

El hospital cuenta con un equipo apto de tratamiento pero solo para casos leves. Por lo tanto las mujeres embarazadas deben partir como máximo tres semanas antes del embarazo. Y las personas que ya estén envejeciendo también están obligadas a emigrar.

Hay un cementerio que no recibe muertos desde 1930.

No se puede enterrar gente en Svalbard, el clima no permite la biodegradación de los mismos.

No existe el delito.

El índice de criminalidad es cero. De hecho mientras esperaba al dueño del departamento que sería mi hogar, deje mi mochila en la entrada del edificio y salí a recorrer la ciudad. Un conocido periodista del New york times que cubría policiales, decidió vivir en Svalbard cansado de su trabajo.

Noruega tomo la administración de la isla.

Sin embargo, los locales dicen que se trata de un pueblo independiente que aplica las leyes noruegas pero sigue las normas laborales dependiendo del origen de la empresa que te contrate.

Pasa mitad del año de día y mitad del año de noche.

Del 26 al 15 de febrero se da lo que llaman la noche polar. Y del 20 de Abril al 23 de Agosto ya no oscurece.

Es un excelente lugar para ver auroras boreales.

Tiene un clima privilegiado para ver las luces del norte debido a su poca contaminación lumínica.

La mejor forma de recorrer la isla es en trineo de perro.

Debido a que gran parte de la superficie se congela, la forma más segura de novelizarse es a través de trineo de perro por el hielo.

Los barcos rompehielos son los únicos que pueden navegar por la zona.

Si queres salir en búsqueda del famoso oso polar, debes subirte a uno de estos barcos capaces de acercarse a la costas congeladas de la isla

Longyearbyen es la capital.

Cuenta solo con cinco hoteles, dos bares, un restaurant, una universidad, un supermercado, una iglesia, un shopping y una avenida peatonal principal.

Es la isla más septentrional del mundo.

Situada entre la latitud 74°N y 81°N a solo 1200km del Polo norte geográfico es el territorio más cercano al Polo Norte. Y aunque por lógica no debería estar habitado, lo está.

Y aunque sea uno de los lugares más seguros del planeta, estamos frente a una isla donde el control verdadero lo tiene la naturaleza.


¿Te gusta? Compártelo con tus [email protected]!

Sofia Prado

Fotógrafa

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

Selecciona el tipo de publicación
Historia
Cuéntanos tus experiencias con fotos, videos y links!
Lista
Los clásicos listados de Internet
Video
Youtube, Vimeo o Vines